5 hábitos matutinos que todo freelance debería respetar

Publicado el - Última modificación el

 Hay dos momentos en la vida de todo freelance que marcan el éxito o el fracaso de su vida profesional; el primero es cuando pasan los primeros cuatro años de actividad, que es la frontera que se suele establecer entre los trabajadores autónomos y emprendedores para hacer balance de si un modelo de negocio ha tenido éxito o si te estás arruinando emprendiendo. El segundo tiene lugar en un momento indeterminado. Hay freelances que tardan años en ponerse las pilas y otros que a los pocos meses lo descubren. Se trata de los hábitos matutinos que todo freelance debería respetar y que definen la productividad profesional. Doy por sentado que si has llegado hasta aquí es porque, como muchos otros freelances, te cuesta planificar tu día y mantener los objetivos que te has marcado. Pues bien, todo va a cambiar a partir de ahora. Palabra de freelance.

 

    1. Los mandamientos que todo freelance debería convertir en sus hábitos matutinos

 

¿Cuántas veces te vas a la cama visualizando claramente todo lo que vas a hacer al día siguiente? Vas a madrugar, desayunar en condiciones, hacer algo de deporte, planificar una lista de tareas realista, trabajar tus horas sin procrastinar y luego te quedará tiempo y energía para pasarlo con la familia y los amigos. Y mientras te imaginas este día ideal te cuesta dormir más de la cuenta y (otra vez) al día siguiente te despiertas más tarde de lo que deberías, tomas tu café a toda prisa y haces lo que puedes porque el tiempo se te ha echado encima. Esta es la rutina diaria de muchos freelance, sobre todo de los que llevan menos de una década trabajando por su cuenta.

 

Y es que la autonomía es muy jugosa y muchas veces no nos damos cuenta de que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Si, si, ríete pero si no eres capaz de ser consciente de que empezar a trabajar tarde o posponer eternamente los proyectos de tus clientes solo te van a llevar derecho al fracaso, mal vamos. Por suerte, la solución es mucho más simple de lo que crees y estos hábitos matutinos pueden hacer que pases de sentir que tu tiempo se te escapa a que termines las tareas que tienes que hacer sin caer en la tan temida procrastinación.

 

      1. Primer hábito: despertarse antes de las 10 de la mañana

 

Si eres diseñador seguramente estés pensando que no tengo ni idea de lo que estoy diciendo, que a ti trabajar por la noche te inspira pero créeme si te digo que algún día me lo agradecerás. Eso de trabajar hasta las cinco de la mañana puede estar bien con veintipocos pero si ya has traspasado la barrera de los treinta, te recomiendo que cambies el chip. No se trata de despertar a las 6 de la mañana y estar dormitando todo el día por no haber descansado lo suficiente. Basta con acostarse a las doce de la noche como máximo. Dormir entre siete y nueve horas te hará sentirte descanso y, cuando te levantes a las 8 o 9 de la mañana, tendrás todo el día por delante.

 

      1. ¿Cuánto se tarda en adquirir este hábito?

 

A partir de ahora no uses el despertador y acuéstate por norma a las doce de la noche como muy tarde. Te sorprenderá como el organismo es capaz de adaptarse a cualquier situación en unos 14 días. Para adquirir el hábito, no obstante, necesitarás 30 días como mínimo. Ya sabes lo que dice el refrán: “un buen hábito tarda mucho en adquirirse y muy poco en perderse”.

 

 

      1. Segundo hábito: beber agua nada más levantarte

 

Miles de nutricionistas lo recomiendan y la red está repleta de artículos que respaldan este hábito pero, ¿Cuál es su fundamento? Hay una anécdota muy interesante que quiero compartir contigo; en la empresa Google siempre están buscando nuevas maneras de aumentar la productividad y el bienestar laboral de sus empleados. Son famosas las salas de esparcimiento, las guarderías y los trucos en sus comedores para que los trabajadores coman más fruta y verdura. Pero el asunto del agua es desconcertante ya que después de saber por un estudio del Instituto de Massachusets que el agua nivelaba los niveles de cortisol (hormona del estrés), equilibraba el estado de ánimo y era un activador natural si se consumía nada más levantarse, se empezaron a poner máquinas expendedoras y a promover el consumo de agua desde por la mañana. El resultado fue un aumento de la productividad en apenas una semana desde el comienzo del experimento. Lo cierto es que no es necesario que tomes un litro de agua nada más levantarte sino que te acostumbres a tomar un vaso de agua cada mañana, antes de desayunar.

 

      1. ¿Cuánto se tarda en adquirir este hábito?

 

Una vez que consigas madrugar cada mañana, empieza tomando un vaso de agua antes de desayunar. Te recomendamos que lo hagas una semana después de haber conseguido madrugar varios días seguidos para que los hábitos no se solapen entre sí. Recuerda que para adquirir cualquier tipo de rutina deben seguirse las siguientes normas: solo una rutina cada vez y adquirir un hábito pequeño, que sea indivisible en otras rutinas más pequeñas.

 

    1. Tercer hábito: desayuna bien

 

Te lo decía tu madre cuando eras niño pero, realmente, nunca viste que ella desayunara mucho. Los hábitos de desayuno actuales están cambiando pero hasta hace muy poco el concepto de desayuno pasaba por cereales, leche, café y poco más. Lo cierto es que desayunar siempre lo mismo es, francamente, muy aburrido aunque nos hayan acostumbrado a ello. ¡Imagínate el mundo de posibilidades! No te limites al dulce para desayunar. Come frutas, verduras, carnes y pescados. Desayuna como si cenaras. Te garantizo que llegará un momento en el que el desayuno será el mejor momento del día. Y es que aunque estemos acostumbrados a desayunar rápido y mal, la mañana es un momento perfecto para tener 30 minutos de desayuno tranquilo y sin estrés. En España es habitual que la cena sea muy copiosa, justamente, porque desayunamos mal y comemos con prisas. La cena se convierte en la única oportunidad para estar en familia o con los amigos pero, ¿Y si ese momento tuviera lugar al principio del día y no al final? ¿Y si el postre lo tomáramos cuando podemos saborearlo en vez de cuando estamos llenos, cansados, sin fuerzas?

 

      1. ¿Cuánto se tarda en adquirir este hábito?

 

Es complicado aunque para un freelance debería ser más sencillo. ¡Puedes crear tu propio horario! No estás limitado por un despertar demasiado temprano o por quedarte dormido. El consejo es que aprendas a desayunar sin prisas.

 

    1. Cuarto hábito: haz una lista de tareas (y sé realista)

 

La vida del freelance se basa en la organización aunque aprenderlo lleve años. Y es que cuando comienza el día todos somos inmortales y parece que vamos a llevarnos el mundo por delante. Para el carro. En serio. Una parte importante del estrés laboral del freelance tiene que ver con gestionar el tiempo del que se dispone. Por eso tienes que seguir unos tips que son indispensables:

 

  • Haz una lista de tareas cada mañana o la noche anterior.

  • Marca las tres o cuatro prioridades del día en el trabajo (lo importante).

  • Identifica las pequeñas tareas que puedes hacer en menos de 10 minutos y hazlas primero (lo urgente).

  • Pospón el resto de tareas que no sean importantes ni urgentes.

 

¿Alguna vez te has pasado desde por la mañana hasta por la noche trabajando en los proyectos que tenías que terminar? La lista de tareas existe para impedir esto. Piensa que la productividad disminuye a partir de las seis horas de trabajo y esto conlleva que, al final, pases más tiempo del necesario frente al ordenador sin hacer nada.

 

      1. ¿Cuánto se tarda en adquirir este hábito?

 

Esta es una manera muy básica de crear tu lista de tareas pero te ayudará a que tu trabajo tenga un principio y un final. Por ello puedes adquirir el hábito, incluso, antes de empezar a madrugar. Solamente requiere 10 minutos al día y puedes hacerlo antes de empezar a trabajar.

 

    1. Quinto hábito: marca los descansos y registra las distracciones

 

Si tu segundo nombre es posponer y tu apellido, procrastinación este hábito va a librarte de más de un problema a partir de ahora. ¿Cuántas veces has pasado trabajando 12 horas después de estar dos días sin hacer absolutamente nada? La acumulación de trabajo es habitual en los trabajadores freelance. Por eso, te recomiendo dos cosas; marca los descansos cada hora u hora y media como máximo. Levántate, haz algo de ejercicio rápido o juega a la videoconsola. Da igual lo que hagas siempre y cuando te ayude a desconectar y a volver al trabajo con las fuerzas renovadas. Por otra parte, utiliza un cuaderno de distracciones. Esto es un cuaderno en el que anotes todos y cada uno de los motivos de distracción que te asalten durante el tiempo de trabajo. Cada vez que algo te desconcentre, anótalo minuciosamente y continúa trabajando.

 

Y recuerda; adquirir un hábito nuevo lleva tiempo y no siempre es fácil de mantener pero si le das 30 días, te encontrarás con una persona que ha desafiado sus límites y que ha logrado vencer a ese monstruo que impide que cumplas tus hábitos matutinos como freelance; la falta de fuerza de voluntad.

Publicado 23 septiembre, 2017

Alex Bayorti

Marketing de contenidos | Social Media | Escritora

Redactora de contenidos web veterana en castellano y escritora novata en gallego. Aprendo cada día de mi trabajo y de mis clientes. Actualmente compagino mi labor como redactora en Artelista, Furgoplón, Iniciativas Virtuales, Carta de Viajes o Telefónica con la planificación estratégica de marketing de la agencia de viajes Discover Galicia y su filial Discover Bus Trip. Como escritora, publiq...

Siguiente artículo

Google Attribution: What Search Marketers Need To Know